Graduada de Artes y Administración de Empresas
Con Minor en Francés y economía
Clase de 2010, Universidad de Georgetown
Reside en Nueva York

Llegué a la Universidad de Georgetown en 2006 como un estudiante internacional de Bucaramanga, Colombia. Usted se preguntara cómo terminé allí, pero por mucho que me gustaría decir que lo tenía planeado desde el principio, yo realmente no lo sabia. Sin duda puedo decir que algunas de las experiencias más increíbles de mi vida han ocurrido por casualidad, aunque me encanta planear, y tengo expectativas claras de que me gustaría ser profesional y personalmente.

Angie Chahin, Class of 2012

Angie en el edén de graffiti, también conocido como “5Pointz”, Long Island City, NY, primavera de

Durante mi último año de colegio en Colombia, decidí que quería explorar una cultura diferente antes de empezar la universidad. Estaba buscando tener un año de aventura en el extranjero, y elegí los EE.UU. entre los otros países. Nunca hubiera imaginado que iba a terminar en Versailles, KY, pero alli es donde me enviaron al azar como estudiante de intercambio del colegio. Así es como me encontré con la Universidad de Georgetown.

Como estudiante visitante en GC (Georgetown College), tuve la oportunidad de pasar todo el día en el campus junto con uno de los estudiantes. Las universidades de otros países son muy diferentes. En Colombia, por ejemplo, la universidad es sólo el lugar donde vas a clase, y no hay ninguna otra intervención. Durante mi visita a GC que no sólo fui a clases, sino dormí en los dormitorios y comi en la cafetería tambien, todo esto era nuevo para mí. Recuerdo perfectamente la primera vez que vi al ex presidente de la universidad, William Crouch, comer el almuerzo con los estudiantes en la cafetería. Dr. Crouch parecía muy a gusto y relajado, riendo y bromeando con los estudiantes. Incluso el presidente de la escuela era una parte integral de la escuela … eso habló en voz alta para mí, y me dio a entender que esto era realmente una comunidad, no sólo a la universidad.

Mi decisión de ir a la GC fue fácil. Yo estaba muy nerviosa de ir a la universidad en los EE.UU., pero Georgetown me dio la certeza de que iba a ser atendida, tanto académica como personalmente. A lo largo de mis cuatro años en GC, los profesores estaban muy involucrados en mi desarrollo académico, y fueron muy atentos a mis diversas necesidades y aptitudes. Puedo decir que tuve la educación más personalizada que se me ocurre. En Georgetown tuve la oportunidad de explorar todas mis deseos académicos, y gracias a la estrecha relación con mis profesores pude esforzarme en aprender de una manera que funciono para mí, y pude abordar temas de mi interés más allá del plan de estudios.

Tengo dos amores profesionales y exploré ambos al máximo en Georgetown. Tengo una mentalidad muy empresarial y tengo una fuerte pasión por las artes, así que hice una doble especialización en Arte y Administración de Empresas. Más que un campo académico, ser un estudiante de arte era un estilo de vida: yo era parte de la comunidad más creativa en campus. El Departamento de Arte fue (y es) el líder de la innovación en GC, lleno de ideas y proyectos progresistas. Siempre soñé con vivir en una gran ciudad cosmopolita, y en el edificio de arte fui transportada al museo del Louvre, el MoMA, el Museo Nacional del Prado, y el Instituto de Arte de Chicago. También tengo una admiración académica en Dr. Decker, presidenta del departamento de arte. Ella fue realmente inspiradora, desafió mi intelecto, y yo tenia garantizada tener la conversación más interesante al entrar en su oficina. Gracias a la influencia de Dr. Decker, es que decidí a ir a París para hacer un estudio en el extranjero durante mi tercer año.

Si usted está pensando en ir a Georgetown o asiste actualmente les insisto a pensar seriamente en estudiar en el extranjero. Georgetown me permitió transferir toda mi ayuda financiera para mi viaje, y lo hizo muy fácil para mí poder ir. Vivir en París durante 6 meses fue una experiencia de aprendizaje increíble. Mis clases consistían en charlas directamente en las diferentes galerías de arte y museos de la ciudad. Y ni hablar de el hecho que toda la ciudad era un campo de aprendizaje, con su magnífica arquitectura y los personajes artísticos. A mi regreso a los EE.UU., me había hecho mi mente: me tenia que mudar a Nueva York.

La ciudad de Nueva York fue para mí como el París de los EE.UU. Ofrecia una amplia gama de actividades culturales, y después de experimentar esto en Paris necesitaba más de lo mismo, yo lo ansiaba. Después de la graduación, me mudé a Nueva York para trabajar en una firma de consultoría y en la industria inmobiliaria, y ahora estoy empezando mi maestría en Marketing en NYU (New York University). Yo absolutamente disfruto de la vida en Nueva York, porque cada día puede llegar a ser tan inesperado.

El mundo del arte es una parte importante de mi vida. Estoy siempre tan emocionada de ir a todos los impresionantes museos de la ciudad, las abundantes galerías de arte, y de explorar el arte callejero que esta en constante cambio. Nunca estoy satisfecha porque quiero mas cultura: en NYC siempre hay un nuevo espectáculo, una nueva exposición, y algo interesante que esperar. Mi grado de arte me ha dado las herramientas para disfrutar de la cultura de esta ciudad, y me ha dado uno de los pasatiempos más gratificantes que puedo pensar.

Espero que usted encuentre sus verdaderas pasiones durante su tiempo en Georgetown, las herramientas están ahí para usted. El mejor consejo que le puedo dar es estar abierto a diferentes experiencias, usted se sorprenderá de lo mucho que aprenderá en el camino.